El Oculista

  • Aumentar fuente
  • Fuente predeterminada
  • Disminuir fuente
Inicio Biblioteca Juan Valverde de Hamusco Juan Valverde de Hamusco: Capitulo XI, de los Ojos

Juan Valverde de Hamusco: Capitulo XI, de los Ojos

Escrito por 

     En el primer libro dije, como entre el hueso de la frente y el primero y el cuarto de la quijada de arriba le hacía a cada lado una concavidad redonda, que acaba entrando hacia dentro, como en una punta de triángulo (que comúnmente llamamos la cuenca del ojo) dentro de la cual está el ojo, y en el segundo libro tratamos de los músculos que lo movían. Ahora estará bien tratar de la particular composición de él. Es pues de saber, que el ojo del hombre es perfectamente redondo, y hecho de tres humores casi de naturaleza de agua, por lo cual todo es de la misma naturaleza.


     El primero de estos humores es muy semejante al vidrio derretido, porque es traslúcido y está blando, que sacado del ojo pierde su natural figura. A este humor que llamaron los griegos Vatoydes, los latinos Vítreo, el cual ocupa las tres partes del hueco del ojo, y por la parte de atrás es redondo, por la de delante llano, y en medio tiene un pequeño hoyuelo, en el que encaja otro humor harto más duro, que se trasluce como cristal, llamado por ello humor cristalino, la figura del cual es del todo semejante a una lenteja, por lo cual algunos lo llamaron Phacoydes. Este humor por la parte de fuera es muy liso y deleznable, y está cubierto de una muy delgada tela semejante a la de las arañas, llamada por ello Aranea, por la parte de detrás no está cubierto de tela, porque está engastado (como dijimos) en el humor vítreo. El cual por la parte de detrás y de delante está envuelto en una muy delgada tela, la cual a mi juicio es parte de la tela llamada Aranea. Allende de esta tela tiene este humor vítreo otra tela, que cubre solamente la parte de detrás de él, la cual nace de la sustancia del nervio de la vista, que dijimos emerge puntualmente en medio de la parte de detrás del ojo frontero de la Niñeta. Llegado pues a esta parte este nervio, hacerle luego la sustancia algo más blanda, y ensánchese tanto que hace una tela que cubre toda la parte de detrás del humor vítreo, y por ella se ven sembrados algunos ramillos de venas y arterias, como diremos. Esta tela muchos no la han contado en el número de las otras, por no ser dura como suelen ser las telas,antes blanda como moco, y estando plegada es muy semejante a la sustancia de los desechos en agua, estando extendida parece una redecilla, por lo cual fue llamada Amphibliftoydes, o Retina.
    

     La tercera túnica del ojo (que está sobre la segunda sin estar atada a ella en parte alguna) nace de la piamadre, que envuelve el nervio de la vista, y envuelve todo el ojo, así por delante como por detrás, haciendo una figura redonda, salvo que en la parte anterior cuando llega al negro del ojo se hunde algún tanto hacia adentro, y en medio de esta parte hundida se ve un pequeño agujero, que hace la niñeta del ojo. Esta tela es muy semejante al hollejo de la uva quitándole el pezón, y hundiéndole un poquito hacia dentro, y por eso fue llamada por loa griegos Ragoydes o Roga, por los latinos Úvea, llamándola algunos también Coroydes, porque nace de la piamadre, o porque por ella están sembradas las venas que mantienen el ojo, como por la piamadre las que mantienen los sesos. Sobre esta túnica está otra, que cubre todo el ojo y nace de la duramadre que envuelve el nervio de la vista, la cual en llegando a la parte de detrás del ojo luego se ensancha, y haciéndose más dura y gruesa cubre todo el ojo alrededor, así la parte de delante como la de detrás. Empero la parte de ella de detrás, que va desde el nervio de la vista hasta el negro del ojo, es mucho más dura y blanca, y no transluciente, como tampoco es la duramadre, por lo cual fue llamada Sclirotis, que quiere decir dura. Lo demás de ella (que es cuando toma lo negro del ojo) es semejante a un cuerno de lanterna, porque está compuesta de unas escamas lisas y traslucientes, y duras, como cuerno, principalmente en los viejos, en los cuales viene a ser tan dura, que no los deja ver, y es menester retraerla. A esta parte dela córnea la llamaron los antiguos Ceratoydes, o Córnea, por la semejanza que con el cuerno tiene. Y la diversidad de partes de esta túnica tanto en sustancia como en nombre ha hecho pensar a algunos que fuere más de una, porque la continuación de ella manifiestamente muestra no ser más de una, la cual por la parte de dentro hasta llegar al negro del ojo abraza la Úvea, sin haber cosa alguna entre la una y la otra, antes están apegadas mediante ciertos ramillos de venas y arterias, que se comunican desde esta dura a la úvea, ni más ni menos que de la duramadre a la pía, y principalmente alrededor del negro del ojo donde están íntimamente apegadas, empero desde el negro adelante toda aquella parte (que se llama la Córnea) está apartada de ella, porque (como dijimos) la Úvea está en esta parte hundida hacia dentro. El espacio entre estas dos telas está lleno de un humor llamado Ydratoydes, que quiere decir Acuoso, por ser semejante al agua, otros lo llaman Albugíneo, por ser semejante a la clara de huevo. El cual no es tanta cantidad cuanto el Vesalio pensó, porque abriendo el ojo (aunque sea acabando de morir el hombre no salen más de seis o siete gotas de agua. Este humor es mucho más líquido que el vítreo, y si alguna vez se hace más grueso (como tela de cebolla) convirtiéndose en Catarata, no nos deja ver hasta que metiendo una muy delgada aguja por la tela llamada Córnea, bajan con ella la tela o Catarata, que está delante de la niñeta. Acontece también algunas veces que resolviéndose este humor, o faltando fuere por alguna desgracia, piérdase súbitamente la vista, sin tener el ojo falta alguna. Como aconteció a mi padre de edad de 40 años, que se dio con la punta de un cuchillejo en el ojo, y poniendo presto la mano sobre él apretole un tanto, y salió fuera este humor, y luego perdió la vista de aquel ojo sin conocerse en el falta alguna más que en el otro. La parte de fuera de esta túnica es lisa, mientras que lo demás de ella es , ni más ni menos que lo son las otras telas, que se apegan las unas a otras. Sobre esta túnica está la quinta que se hace de los cabos de los músculos, que mueven el ojo, y cubre toda la parte de delante de ojo hasta el negro, ayudando a tener más recio el ojo en el casco. Últimamente ha sido llamada Adherente o blanca, la cual cubre también por fuera la parte de delante del ojo hasta el negro, y está tan apegada con la quinta, que con gran dificultad se aparta, esta tela es muy delgada, y está continuada con la tela de dentro de los párpados. Recogiendo pues lo que hemos dicho, en el ojo hay tres humores, primeramente (comenzando de delante)hay el humor acuoso, después el cristalino, finalmente el vítreo. Y seis telas, la primera (comenzando desde dentro)es la Aranea o Ragoydes, la segunda es la Retina o Amphiblistroydes, la tercera es la Úvea o Ragoydes, O Roga,la cuarta es la dura llamada , la quinta es la que se hace de la terminación de los músculos, la cual no tiene nombre por no haber sido conocida de los antiguos, la sesta es la blanca.
    

Quedaría solo decir de aquella tela o por mejor decir cerco, que se ve entre el humor cristalino y el vítreo por la parte de fuera, el cual muchos han contado por tela distinta, pero yo pienso cierto ser parte de la Aranea, y las puntas negras que se ven en ella pienso son de la Úvea, sean tela de por sí o no, baste saber, que es una muy delgada tela, que está entre el humor cristalino, y el vítreo. Y con esto daré fin a este libro, porque tratar del oficio de las partes del ojo paréceme tan dificultoso (aparte de estar fuera de mi intención) que quiero más dejarlo pensar a cada unde pos sí, que meterme a decir cosa, en que tan poca honra puedo ganar.

alt

 

alt   alt

 

Menú Principal

Buscar

Conectados

Tenemos 37 invitados conectado(s)
Developed by JoomVision.com
Banner